Publicidad electoral: “Condorman” (WTF!)

Luego de ver el vídeo arriba descrito, viene a mi mente un extracto de una obra de -quién más va a ser!- el tan vigente Sofocleto:

Yo, sinceramente pienso que si alimentásemos a una computadora electrónica con todo lo que constituye la anécdota, lo absurdo, lo increíble, lo Cojudo, vamos, de nuestro pasado, dicha computadora volaría en mil pedazos o emitiría una respuesta indignada, que diría algo asi como: “¡No jodan… ese país no existe!”. También podría volverse loca y seríamos el primer país del mundo que tuviera una IBM en el manicomio…

Extracto de la ENCICLOPEDIA DE LA CONDUCTA HUMANA.
TOMO 1: “LOS COJUDOS”
Autor: Sofocleto
Editora: Iberia, S.A. Lima, sin fecha (una cojudez del editor)

Navidad

Amigos: mucha Navidad, mucha leche… pero… las luces de colores, las guirnaldas y los villancicos no ocultan la negra ponzoña que se esconde detrás de esta sociedad capitalista. Una sociedad donde la insanciable sed de beneficio destruye sin freno esa ingenua candidez de aquellos que denominamos hombres buenos…

Pero ya estoy yo aquí para impartir justicia justiciera…

Soliloquio de Don Defensor, con ocasión de la Navidad

Originalidad

El problema del Internet es que algunos no tienen problemas en copiar sin citar las fuentes -por llamarlo de alguna manera-. Esta vez a quien han copiado es a mi hermano, y aunque él es demasiado caballeroso como para tomar más acciones que la discreta corrección fraterna, a mi no me parece justo ni ético, porque soy testigo de lo que se quema las pestañas estudiando (ha sido un ejemplo para mi), y además viniendo de un profesor de un departamento de Ciencias Teológicas.

Dos ejemplos del artículo de Carlos Enrique Millones Carrillo, profesor adscrito al Departamento de Ciencias Teológicas (pongo al lado derecho el artículo de mi hermano):

micaptura_158.gif

micaptura_159.gif

Esta última no tiene desperdicio:

micaptura_160.gif

Pueden encontrar aquí el artículo del profesor Millones (o aquí por si lo eliminan), y aquí o aquí el artículo original.

Nos queda el consuelo que al menos tuvo la delicadeza de citar a Juan Pablo II.

Actualización: Mi hermano, al enterarse que lo plagiaron no una, sino dos veces, se ha indignado -y con justa razón-.  Sus comentarios, en este artículo de su blog.

Hasta la vista Rick…

rick02.jpg

¡No! ¡Aún no me lo creo!

Me cuesta asumir que Rick Wright, el tímido tecladista de Pink Floyd haya partido… Y es que realmente no hay día en el que alguno de sus acordes toque mi alma.

¿Cómo te fuiste? Hay partidas que uno espera. A las que suavemente la vida te va preparando y que cuando llegan, pues eso… llegan.

Pero las inesperadas son las más brutales. Y se te antojan injustas. ¿Porqué tú?

No se que más decir… que más escribir…

Quizá mejor recordar con respeto, cariño y admiración una de sus (muchas) obras maestras: Celestial Voices, cuarto movimiento -y última parte- de A Saucerful of Secrets… la progresión de acordes más bellos que he oido en mi vida.

Descanza en paz, Rick…

¿Síndrome posvacacional? ¡Bah!

Cada vez que me hablan del “síndrome” o la “depresión” posvacacional, apelo a la poca cortesía que tengo para evitar reirme en la cara del pobrecito afectado. Precisamente porque me parece alucinante que en un mundo donde cada vez hay más gente que busca empleo sin éxito, algunos nos permitamos ciertos lujos como “deprimirnos” porque volvemos al trabajo.

Y hoy me encuentro con un estupendo artículo en Barrapunto que sintetiza de manera clara esta situación. Del mismo, un breve extracto:

(…)
el síndrome posvacacional es sólo la adaptación a la rutina. Nada de enfermedad, sino una adaptación a los cambios (que, como cualquier cambio, puede resultar eventualmente más o menos traumático).
(…)
la patologización de la vida cotidiana ha provocado que socialmente se considere “enfermedades” a numerosos contratiempos del día a día, lo que crea ciudadanos infantilizados, que no se asumen los reveses de la vida. Estar triste por volver a trabajar no tiene nada que ver con una depresión.
(…)