Saltar al contenido

Miguel, Javi, Pablo, Sumi, Juanjo, Davide, Jaime: The Gordini. Los ví tocar por primera vez en el Festival de las Naciones del 2016 (donde también me tomé la foto del post anterior). Luego de que Javi se enteró que era aficionado a tocar los teclados, me invitaron a un ensayo con ellos, más o menos en febrero o marzo de este año. Durante los primeros ensayos era un manojo de nervios, de lo bien que tocan y lo poco preparado que me sentía...

Hace unos días tocamos un concierto de dos horas (WTF!) en la final de la Copa del Mundo de Vela 2017 en Santander, además haciendo unos temas con el gran Javier Gurruchaga. Los temas que tocamos, en Spotify, aquí.

 

¿Cómo que la vida no puede ser maravillosa? 🙂

 

Los vídeos y las fotos de este post fueron hechos por Fernando Albert Bermejo Dorado.

Fotos en El Diario Montañés: http://www.eldiariomontanes.es/fotos/cantabria/201706/11/gordini-gurruchaga-despiden-musica-301016306421-mm.html

Cuando escribí "Diógenes, banda sonora de una pena colectiva" quedé con las ganas de extender la historia más allá de las posibilidades que ofrece el formato canción-de-pop cuando con Jordi, Hagar y Jose Luis jugábamos a ser Estériles Imperfectos. Y el concurso de relatos cortos de UNEATLANTICO ofreció la excusa perfecta para separar unos cuantos ratos y, teclado y Evernote en mano, abordar la escritura.

A continuación, el intento. ...continúa leyendo "Diogenes, versión prosa"


La madrugada perdida en una estación
por culpa de algún cretino que nunca llegó
y que ha dejado sus pasos repasando otros ritmos (varios)

Ha convencido a su alma que la solución
pasa por hacer a un lado lo que no vivió
y abajo la tiranía de los recuerdos y de la pasión

Se sienta
aturdida ante la duda
de saber si la fortuna
en algún rincón perdido
ya le sonrió

Le han invitado esta noche otra vez a llorar
Se esta planteando en secreto el poder faltar
pues hay terapias más simples que al final están igual de mal

Quiere volver a los vicios de la juventud
esos que años atrás le sentaban tan mal
y cuyos puntos finales se juntaban en perversos bares


 

Resumen de la historia: en 1998 escribo una canción que titulo "Obituario". En el 2010 formo un grupo de música en Barcelona y -entre otras actividades- la cantamos y la publicamos.

Captura de pantalla 2014-03-05 a la(s) 03.29.23

Algunos demos los pusimos en internet:

Captura de pantalla 2014-03-05 a la(s) 01.31.51

Y resulta que hoy me encuentro con que un tal Oscar Guzmán (para más INRI, director general de la asociación cultural "Luz y Sombras") viene el 28 de enero de 2014, coge la letra, le cambia dos o tres palabras y la publica en su blog como propia.

Por si se le ocurre eliminar la entrada, tiramos de hemeroteca, porque el caché de Google es implacable: Entrada en el caché de Google. Como dice mi amigo Ají Urbano: "En plena era digital, ya va haciendose difícil la labor de los plagiadores"

Captura de pantalla 2014-03-05 a la(s) 01.55.35

Yo alucino... ¡Que vergüenza!.

Le he escrito a su perfil de Google Plus a ver que me dice...

Postdata: Oye Oscar, eso de "le gustaban los Rolling Stones" queda simplemente horroroso...