Saltar al contenido

Plácida insurrección


La madrugada perdida en una estación
por culpa de algún cretino que nunca llegó
y que ha dejado sus pasos repasando otros ritmos (varios)

Ha convencido a su alma que la solución
pasa por hacer a un lado lo que no vivió
y abajo la tiranía de los recuerdos y de la pasión

Se sienta
aturdida ante la duda
de saber si la fortuna
en algún rincón perdido
ya le sonrió

Le han invitado esta noche otra vez a llorar
Se esta planteando en secreto el poder faltar
pues hay terapias más simples que al final están igual de mal

Quiere volver a los vicios de la juventud
esos que años atrás le sentaban tan mal
y cuyos puntos finales se juntaban en perversos bares


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *