Saltar al contenido

Soliloquio XXV

Las termitas del engaño horadan la madera de la inocencia, que desprovista de su sustento interior se derrumba para beneficio de cuanto pirata y bucanero surca las aguas de la vida... Pero acudid prestos a este coloso de la venganza, este titán de la justicia, que yo, Don Defensor, pondré las cosas en su sitio, restableceré el orden cósmico a base de hostias...

Don Defensor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *